Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

¿Qué puedo hacer yo en mi escuela? El tercer profesor

Magisterio
20/11/2018 - 15:00
0
Foto de Freepik

1.  Crea tu propio atelier

Busca un espacio en tu escuela y  abre un taller de creación artística. Quizá quieras comenzar por el aula de plástica, o por una zona común donde puedas disponer de materiales para dibujar, cortar, pegar... No tiene por qué ser un espacio grande, pero si puedes permitirte más de uno, mejor. Hazlo de forma curricular, no extraescolar, deja que los alumnos se expresen sobre los contenidos con arte; en definitiva, experimenta a partir de cada una de las áreas del currículo, no solo desde la hora de educación plástica. El arte no son manualidades.

2.   Rediseña tu aula

Es el lugar en el que pasas la mayor parte del día y una gran parte de tu vida. Aprovecha los diez trucos que hemos descubierto en este capítulo para hacer que el espacio estimule el aprendizaje. Descubre la nueva aula que esconden sus paredes. No te olvides de tomar una foto antes y después para compartirla con todo el mundo y disfrutar de las diferencias.

3.   Proyéctate en el arte

Con atelier o sin él, el área de educación plástica y visual es una de las más fructíferas para llevar a cabo un proyecto interdisciplinar. Juntando las dos horas en el horario consigues más tiempo y agrupas a dos profesores, que pueden trabajar sobre el mismo contenido al mismo tiempo, para crear obras sobre las estaciones, imágenes del cuerpo humano o estadios de transformación de animales y plantas, por ejemplo. El profe de plástica domina las técnicas y los procedimientos de creación, mientras que el otro puede guiar los contenidos. Ganáis riqueza, energías y atención de los alumnos, y se disfruta mucho más de la enseñanza y el  aprendizaje.

4.   Bienvenido a la república independiente de tu escuela

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

Redecora tu colegio. Los diferentes espacios pueden inspirar aprendizaje y expirar enseñanza. Muros, patios, suelos, comedor, salas, bajos de escaleras... todos son lugares idóneos donde colocar muestras de documentación, trabajos de aula, fotografías y todo tipo de elementos que escenifiquen el trabajo que tiene lugar en las aulas. Deja los indispensables y deshazte de los pósteres e imágenes que no hayan creado alumnos y profesores de tu escuela. Cada año expón nuevas evidencias de aprendizaje en las paredes de aulas y pasillos.

5.   Elimina los pasillos

Ya que redecoras, no te olvides de dar funcionalidad a todos los espacios. Los lugares sirven para aquello que los usamos y preparamos; y viceversa, el uso de un espacio no debe depender de su estructura. La estructura es transformable con pequeños detalles o con nuevos usos. Los pasillos son los espacios de aprendizaje más desaprovechados de toda escuela. Puedes usarlos para trabajar, exponer, realizar actividades que impliquen movimiento... tu escuela determina la función de los pasillos, que son tan versátiles y útiles como imagines. Crea tus propios abrevaderos y cuevas.

Título: ¿Qué puedo hacer yo en mi escuela?
Tomado de: Viaje a la escuela del siglo XXI.  Así trabajan los colegios más innovadores del mundo. Alfredo Hernan Calvo. 2015 Madrid. España. pp.163.

Foto de Freepik