Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

¿Qué puedo hacer yo en mi escuela? Pensamiento de diseño

Magisterio
30/10/2018 - 16:45
0
Foto de Pixabay

1.   Descubre la belleza del currículo

¿Cuál era tu asignatura favorita en el colegio? ¿Por qué? ¿Qué era lo que más te gustaba? ¿Y en el presente? Busca la creatividad y la belleza del conocimiento humano en tu área. Acude directamente a la fuente: los contenidos del currículo. ¿Qué creaciones culturales existen gracias a este conocimiento? ¿Qué maravillas, productos, inventos o descubrimientos son los más destacados? Tráelos con frecuencia al diseño de tus experiencias de aprendizaje, a los proyectos, y muéstralos a los alumnos. Si quieres despertar pasión, deja que conozcan tu propia pasión por la belleza de los contenidos curriculares.

2.   Comparte tu centro de interés

Puedes ser de lengua y que te encanten las TIC, o de «mates» y que te apasione la programación. Si vas a crear nuevos proyectos y experiencias de aprendizaje, empieza por conectar con tus propios gustos y pasiones. Diseña experiencias de aprendizaje en las que tú seas el primero en disfrutar aprendiendo. Aprende mientras enseñas: el modo más eficaz de enseñar es cuando aprendes junto a tus alumnos en cada nuevo escenario de aprendizaje.

 3.   Conecta realidades

La historia es arte y literatura, la biología es física y química, la informática son matemáticas y lenguaje, el lenguaje es comunicación en lenguas propias y
extranjeras... La realidad no vive compartimentada y el futuro profesional de nuestros alumnos tampoco lo será. Descubre la belleza del currículo con ayuda de un compañero. La secuencia didáctica del PBL estimula la integración de contenidos de diferentes áreas del currículo. Empieza por programar un proyecto en parejas con ayuda de otro profesor, descubrirás que es mucho más sencillo.

4.   Organiza una muestra pedagógica

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

Hazla con los productos de los proyectos o con la documentación que muestre su desarrollo, con pósteres pedagógicos de cada área o con el propio proyecto educativo, o con los trabajos de cualquier área, para transmitir que el proyecto educativo está vivo en el día a día del centro. Rediseña tu escuela como espacio de exposición de vuestra identidad y como prueba efectiva del aprendizaje. Y que, de paso, los comisarios sean los profesores, y los guías, los propios alumnos explicando su aprendizaje.

5.   Crece e integra aprendizajes capítulo a capítulo

Programa con una paleta de inteligencias múltiples y, después, integra estrategias cognitivas ayudado por la taxonomía de Bloom. Añade un desafío que dé sentido a toda la programación, un producto para presentar al final que se elabore en distintas actividades, y procura estar muy atento al trabajo cooperativo.¿Cuál es el resultado? Has creado un proyecto.

Título:¿Qué puedo hacer yo en mi escuela?
Tomado de: Viaje a la escuela del siglo XXI.  Así trabajan los colegios más innovadores del mundo. Alfredo Hernan Calvo. 2015 Madrid. España. pp 94-95

Foto de Pixabay