Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

¿Qué son las pruebas de corrección objetivas?

Por Antoni Badia Garganté y otros
Magisterio
05/10/2018 - 10:30
0
Foto de underdogstudios. Tomada de Adobe Stock

Las PCO tienen varias ventajas: permiten valorar el conjunto de todo el universo de contenido, son rápidas de corregir, el rendimiento del alumnado es ligeramente más alto –y en consecuencia contribuye a la motivación funcional del aprendizaje– y pueden servir para otros usos una vez elaboradas.29 Obviamente tienen el inconveniente de que no se pueden evaluar las capacidades de descripción, síntesis y argumentación –a pesar de que no por ello tienen que considerarse necesariamente memorísticas y poco significativas–pero pueden medir bien las capacidades de comprensión, de aplicación y de análisis.

No tenemos espacio aquí para describir en profundidad todos los mecanismos para elaborar y corregir las PCO. Lo que postulamos es que las PCO pueden colaborar con mucha efectividad a resolver una dificultad esencial del aprendizaje: la distancia en el tiempo entre la actividad de evaluación y el conocimiento de los resultados por un lado, y, por otro, la posibilidad de mantener una tensión constante del esfuerzo de aprendizaje 30 (Insa, 2012).

+Lea: 6 claves para evaluar el aprendizaje

Las investigaciones nos han mostrado que no hay momento más fecundo e intenso para el aprendizaje (no suficiente pero sí necesario) que la conjunción
de tres momentos personales: preparación de una prueba o examen + realización de la prueba + corrección de la prueba. Las PCO colaboran con eficacia
a este proceso. Si el alumnado de una materia de ciencias sociales sabe que, sistemáticamente, al final de una unidad didáctica el profesorado le someterá a una PCO ni que decir tiene que el esfuerzo de aprendizaje aumentará y de este modo se asegura su continuidad. Pero, para que las PCO tengan esta efectividad, es necesario que sigan las siguientes recomendaciones:

a) Seguir el orden del discurso de la unidad didáctica.

b) Variar el diseño de las preguntas y las respuestas en función de los objetivos didácticos.

c) Corregir en público las preguntas en cuanto haya ocasión.

El uso didáctico de las PCO no tiene por finalidad discriminar, ni aún menos sorprender al alumnado. Por esta razón no importa que una pregunta la responda bien todo el mundo. Y es preciso, por encima de todo, que en el transcurso de la realización de la prueba el alumnado siga el hilo de reflexión del contenido en el orden en que se ha expuesto en el transcurso de las clases y, dentro de lo posible, de acuerdo con la mayoría posible de objetivos didácticos. De este modo el alumnado consolida el esquema fundamental de la programación.

Es imprescindible en esta propuesta que el profesorado corrija rápidamente con la parrilla los resultados y los devuelva al alumnado. Conviene que en el
transcurso de la corrección –que vuelve a pasar al esquema general de la unidad didáctica otra vez– se dialogue con el alumnado preguntando las razones de la elección de la respuesta correcta y también de algunas de las que no lo son. De este modo el alumnado ejercita, construye y desarrolla la capacidad de razonamiento y de argumentación así como incluso la crítica en los casos en que las respuestas presenten, si es del caso, algún tipo de ambigüedad.

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

Para que este modelo de evaluación sea didácticamente efectivo y fácil de corregir, conviene seguir las siguientes pautas:

a) El número de enunciados tiene que ser fijo para cada pregunta (4 o 5).
b) Sólo un enunciado tiene que ser la respuesta correcta.
c) Los distractores –enunciados incorrectos– tienen que ser de la misma extensión y verosimilitud que la respuesta correcta.
c) Conviene hacer una prueba piloto, si es posible, con un número reducido de alumnos de cursos anteriores para verificar que las preguntas se entienden
bien.

+ Descargue el primer el capítulo. Dificultades de aprendizaje. Matemáticas, Lenguaje, Ciencias Naturales y Ciencias sociales. 

Notas

29. Es aconsejable que en el texto de la prueba no se tenga que marcar nada y que las opciones del alumnado queden reflejadas en una hoja numérica al margen. Esto facilita la aplicación de una transparencia como plantilla de corrección. Así, la prueba se puede utilizar en otros grupos y cursos.
30. Esta afirmación se sustenta en una serie de investigaciones durante diez años de las que han surgido dos tesis doctorales y una experimentación que se ha seguido en más de cuarenta centros de secundaria. El profesorado, inicialmente poco amigo de utilizar estas pruebas, al final resultó partidario de ellas con una rara unanimidad. Todos los indicadores apuntan al hecho de que su uso sistemático mejora claramente el aprendizaje en las PE comunes que se proponen al alumnado que ha utilizado las pruebas por encima del grupo de control.
 

Título tomado del libro de: Dificultades del aprendizaje. Autor: Antoni Badia Garganté, Maribel Cano Ortiz, Ceneida Fernández Verdú, Maria Feliu Torruella, Concepción Fuentes Moreno, Miguel Ángel Gómez Crespo, Eva Liesa Hernández, Salvador Llinares Ciscar, Juan Ignacio Pozo Municio, Do. pp. 302-303.

Foto de  underdogstudios. Tomada de Adobe Stock