Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Respuestas de la educación superior china a los retos de la sociedad de la información

Magisterio
09/10/2015 - 11:30
0
Tomada de Revista Internacional Magisterio virtual

Introducción

Cambios conjuntos en la tecnología de la información, la economía y las estructuras sociales nos han llevado al siglo XXI. Es difícil describir exactamente la transformación social, pero es evidente que la informática se está convirtiendo en una clave para los cambios sociales. De cara a los cambios, muchas personas están conscientes de los retos de la educación superior e incluso algunos predicen un destino oscuro para las universidades (Noam,1995). No obstante las diferentes suposiciones contemporáneas sobre cómo puede sobrevivir la educación superior en la sociedad, el consenso es que ésta debe responder a los retos y cambiar fundamentalmente.

En 1992, Peter Drucker predijo que en los siguientes 50 años, “las escuelas y universidades cambiarán más drásticamente de lo que lo han hecho desde que asumieron su forma actual hace 300 años cuando se organizaron a sí mismas alrededor del libro impreso” (Drucker, 1992, pp. 97). Con el surgimiento de nuevas tecnologías, en el futuro la educación superior probablemente se dividirá en tres tipos de instituciones: el primero lo conforman las ya tradicionales universidades. Vamos a llamar a estas instituciones “ladrillo” –los recintos familiares compuestos de salones, oficinas de las facultades, librerías, sindicatos estudiantiles, y quizás residencias estudiantiles–. Las universidades más exitosas de ladrillo probablemente serán residencias universitarias que atraerán estudiantes tradicionales, éstos son estudiantes jóvenes, con edades que oscilan entre los 18 y los 22 años. El segundo tipo está compuesto por las nuevas organizaciones que se basan completamente en el aprendizaje I para distribuir sus programas. Estas escuelas “virtuales” podrían llamarse universidades “clic”.

Únicamente se enfocarán en poblaciones no tradicionales tales como estudiantes adultos y estudiantes de medio tiempo. El tercero y probablemente el tipo que más prevalecerá, será una cominformática. Un gran avance tuvo lugar en las dos últimas décadas del siglo XX y éste todavía continúa cambiando a un paso acelerado. Lo que caracterizó a la revolución tecnológica no es la centralización del conocimiento y la informática que funcionó en las revoluciones industriales, sino la aplicación de éstos a la creación de conocimiento y al procesamiento de la información (Castells,2000). Se debe anotar que conocimiento e información son dos conceptos diferentes. Por un lado ellos son perfectamente diferentes el uno del otro. La información se caracteriza por ser discreta y cruda. El conocimiento es información auténtica sobre el mundo real y esta información es estructurada y clasificada en diferentes formas de presentación (Demchenko,1997). Es difícil dar una definición exacta del conocimiento en el nuevo contexto de la era, pero algunos aspectos nos pueden ayudar a entender el concepto, tales como “know-what / saber que” (conocimiento sobre hechos), “knowwhy / saber por qué” (conocimiento científico de los principios y leyes de la naturaleza), “know-how / saber cómo” (habilidad o capacidad de hacer algo), “know-who / saber quién” (información sobre quién sabe qué y cómo hacer qué) (OECD, 1996). Por otro lado, el conocimiento y la información son interdependientes el uno del otro. La creación y la diseminación del conocimiento requiere del análisis y la reestructuración de la información. La información no se constituye a sí misma en conocimiento; éste debe poseer algún tipo de filtro cognitivo y un mecanismo estructural para sortear la información relevante de la irrelevante e incorporar la nueva información productivamente en la vieja síntesis. Sin embargo, sin la información exacta y oportuna, aun las mejores estructuras conceptuales son inútiles (Hart & Kim,1997). En breve, la persona adquiere información en forma pasiva perseguirá el conocimiento activamente. Nosotros enfatizamos el significado de conocimiento, porque éste es más pertinente para entender los retos de la educación superior. binación de las dos instituciones: “ladrillo y clic”, que fusionan los métodos convencionales y de aprendizaje (Arthur Levine & Jeffrey C. Sun, 2002).

Comparado con los países industrializados, el uso de la tecnología de la información en la educación superior china llegó un poco tarde. Sin embargo, las recientes prácticas chinas han alcanzado un progreso significativo. Este texto presta especial atención a las respuestas dadas por la educación superior en este país a los desafíos de la sociedad informática. Se inicia con una introducción de las características esenciales de esta sociedad, y sus retos para la educación. Luego se hace una presentación de dichas respuestas en términos de sus reacciones estratégicas, desarrollo de la infraestructura nacional y de las acciones en el ámbito institucional. Por último, se concluye con los problemas generados por el uso de la tecnología moderna de la informática.

Sociedad informática y retos para la educación superior

A partir de los últimos tiempos del siglo XX, y con los rápidos cambios de la informática, nuestra sociedad ha estado cambiando dramáticamente. Un creciente consenso entre los socialistas identifica la sociedad en nuevos y amplios términos. Bell (1973) establece que la llegada de la sociedad post-industrial tendrá un énfasis especial sobre la informática. Kumar (1995) aduce que la sociedad informática está reemplazando la sociedad industrial en forma revolucionaria. Castells (2000) etiqueta a la sociedad como sociedad informática, la cual es diferente a sociedad informacional. De acuerdo con él, este término enfatiza el rol de la informática en la sociedad, mientras que el término informacional nos indica el atributo de una forma especial de organización social en la cual la generación de información, proceso, y su transmisión se convierte en la fuente fundamental de productividad y poder.

La sociedad informática está, en primer lugar, compuesta por la revolución informática. Un gran avance tuvo lugar en las dos últimas décadas del siglo XX y éste todavía continúa cambiando a un paso acelerado. Lo que caracterizó a la revolución tecnológica no es la centralización del conocimiento y la informática que funcionó en las revoluciones industriales, sino la aplicación de éstos a la creación de conocimiento y al procesamiento de la información (Castells,2000).

Se debe anotar que conocimiento e información son dos conceptos diferentes. Por un lado ellos son perfectamente diferentes el uno del otro. La información se caracteriza por ser discreta y cruda. El conocimiento es información auténtica sobre el mundo real y esta información es estructurada y clasificada en diferentes formas de presentación (Demchenko,1997). Es difícil dar una definición exacta del conocimiento en el nuevo contexto de la era, pero algunos aspectos nos pueden ayudar a entender el concepto, tales como “know-what / saber que” (conocimiento sobre hechos), “knowwhy / saber por qué” (conocimiento científico de los principios y leyes de la naturaleza), “know-how / saber cómo” (habilidad o capacidad de hacer algo), “know-who / saber quién” (información sobre quién sabe qué y cómo hacer qué) (OECD, 1996). Por otro lado, el conocimiento y la información son interdependientes el uno del otro. La creación y la diseminación del conocimiento requiere del análisis y la reestructuración de la información. La información no se constituye a sí misma en conocimiento; éste debe poseer algún tipo de filtro cognitivo y un mecanismo estructural para sortear la información relevante de la irrelevante e incorporar la nueva información productivamente en la vieja síntesis. Sin embargo, sin la información exacta y oportuna, aun las mejores estructuras conceptuales son inútiles (Hart & Kim,1997). En breve, la persona adquiere información en forma pasiva perseguirá el conocimiento activamente. Nosotros enfatizamos el significado de conocimiento, porque éste es más pertinente para entender los retos de la educación superior.

Tanto el conocimiento como la información se han convertido en factores significativos para la producción y los servicios. Ellos aceleran el proceso de la globalización, afectan la división laboral, determinan la competitividad de las economías y corporaciones y generan nuevos patrones de crecimiento de la vida social. Como un todo, “las redes de trabajo constituyen la nueva morfología social de nuestra sociedad y la difusión lógica de estas redes de trabajo modifican substancialmente la operación y resultados en los procesos de producción, experiencia, poder y cultura” (Castells,2000, pp.500). Las nuevas especificaciones de nuestra sociedad también traen muchos retos para la educación superior.

En la literatura actual, algunos reclaman que la educación superior no ha cambiado mucho desde su inicio en el siglo XIII (Hooker,1997), mientras otros aseguran que la educación superior ha cambiado y se ha adaptado a las nuevas circunstancias a lo largo del tiempo (Altbach,1998, pp.4). Incluso algunos tal como Noam (1995) en la Sociedad informática piensan, que la universidad está en el proceso de desmoronamiento. Es difícil juzgar sobre estos debates sin seleccionar una perspectiva definitiva. Nosotros creemos que la universidad no cambia mucho cuando toma los roles de una universidad como una perspectiva. Históricamente, el rol de la universidad ha sido, desde sus inicios, enseñar. A mediados del siglo XIX, la universidad alemana asumió la responsabilidad de la investigación con el objetivo del desarrollo e industrialización nacional (MeCelland,1980). Desde entonces, la investigación se ha convertido en una función integral de la universidad y ha fortalecido su relación con la sociedad mediante el servicio (Altbach, 1998). Hoy en día, estas misiones (investigación, enseñanza y servicio) son manejadas por la universidad. El verdadero reto que enfrenta es que su sistema operativo actual no le permite efectuar sus roles. Los cambios más importantes se pueden reflejar en las formas del procesamiento del conocimiento.

Noam (1995) nos ofrece algunas estadísticas asombrosas: La mayoría de las ramas de la ciencia nos muestran un crecimiento exponencial de aproximadamente el 4-8% anual, con un periodo de crecimiento de 10 a 15 años.

Como ilustración de esta tendencia, Chemical Abstracts se tomó 31 años (1907 a 1937) para publicar su primer millón de abstractos; el segundo millón tomó 18 años; el más reciente millón únicamente tomó 1.75 años. Así, más artículos sobre química se han publicado en los dos últimos años que en toda su historia antes de 1900.

La rápida expansión del saber ha traí- do retos considerables para la preservación del conocimiento tradicional. Una librería como bodega juega un rol especial en la función de preservación que ejerce la universidad. Sin embargo, mientras el conocimiento crece exponencialmente, igual lo hace el costo de adquisición y almacenaje (Tehranian,1996). “Por ejemplo, en 1940 una suscripción anual a Chemical Abstracts costaba $12; en 1977 era $3,500; y en 1995 era $17,400” (Noam,1995, pp. 248). Las librerías universitarias no pueden aumentar el espacio y presupuesto constantemente para coleccionar todas las referencias. Gracias al rápido desarrollo de la tecnología digital y a Internet, las librerías virtuales y electrónicas se están convirtiendo en una realidad. Por lo tanto, las universidades trasladan su inversión a acceso electrónico en lugar de presencia física de información. Pero, al mismo tiempo, no es continua, siendo ésta la única ventaja de la universidad. Pronto la combinación de computador portátil y fibra óptica prestará esta función –y otra aun mejor– en cualquier lugar, a cualquier hora. La universidad podría pensar sobre cómo abrir su acceso al almacenaje del conocimiento para la sociedad; y simultáneamente compartir los recursos de información externa.

La nueva tecnología de la información también está transformando las formas de envío del conocimiento. Antes de la Ilustración sólo aquellos que poseían legítimamente la información podían transmitirla. En la Ilustración el conocimiento aún tenía un acceso fuertemente restringido y existía una firme separación entre conocimiento y transmisión. Durante la Era Industrial, la limitada transmisión de saberes operativos y morales era suministrada para las bases, pero el verdadero conocimiento era para miembros sociales distintivos. Ahora, en la sociedad informática, todas las fronteras no son sostenibles. Una vez que la creación de los conocimientos es socializada, es imposible separar la producción de la transmisión. Se volvió imposible para algunos eruditos reclamar monopolios sobre las definiciones de acceso a, y control sobre conocimientos (Chisholm,2000). Cada persona es un estudiante activo y tiene igual oportunidad para desarrollar su educación. Las personas pueden obtener conocimiento en todo lugar, en cualquier momento, sin sentarse en un salón de clase y escuchar la conferencia de un profesor. Ya no es necesario organizar programas educativos sobre la suposición de que los estudiantes y los profesores deben estar cara a cara como un grupo, porque la tecnología de la telecomunicación y las redes de banda permiten a las personas compartir espacio virtual así como espacio físico, muchas de las actividades que se conducen tradicionalmente en un salón de clases, ahora se pueden efectuar sobre plataformas virtuales.

Respuestas de la educación superior China

Mientras la revolución informática ha retado las formas tradicionales del procesamiento del conocimiento y está dirigiendo las respuestas de la educación superior a éste, el enfoque más importante que debe responder a los retos es el de utilizar el poder de la tecnología digital o informática (Hooker,1997). En la mayoría de los países occidentales, las universidades han sido proactivas en transformarse a sí mismas para lidiar con las TIC y las misiones de educación superior han estado siendo reemplazadas por medios electrónicos. Un escenario similar también ocurre recientemente en China.

Respuestas de políticas

Los esfuerzos de China para reformar su educación superior en respuesta a la sociedad informática se iniciaron a principios de 1990. El “Perfil para la Reforma y Desarrollo de la Educación en China” (llamado el “Perfil” abajo) dado en 1993, enfrentaba la necesidad de transformar la educación para resistir los retos de la sociedad informática y también resaltaba la importancia del uso de la tecnología de la información y la comunicación (TIC) en la educación. Sin embargo, las acciones de las reformas como respuesta a la sociedad informática no fueron bien detalladas y planeadas hasta finales de los noventa. En 1996, el Consejo de Estado instituyó el “Plan de Acción para Vitalizar la Educación para el Siglo XXI”, llamado el Plan de Acción Abajo, propuesto por el Ministro de Educación en 1998. El “Plan de Acción” adelantó seis proyectos que iban a ser implementados durante la primera década del siglo XXI: Proyecto de calificación orientado a la educación, Proyecto de ampliación de las cualidades del profesor, Proyecto de desarrollo de alto nivel y talentos creativos, proyecto de “211”, Proyecto de educación a distancia y Proyecto de alta tecnología en las instituciones de educación superior. 

Éstos, el de educación a distancia y el “211”, tienen una influencia significativa sobre el proceso de educación en informatización en China. El primero incluye un esfuerzo directo sobre la utilización de las TIC en la educación. Durante los períodos de 1998-2003, el gobierno ha invertido más de 500 millones yuan RMB . Incluye: 1) actualización y mejora de la red de investigación de educación china (CERNET), TV educativa y edificaciones de redes en China Occidental; 2) puesta en marcha de un proyecto de investigación sobre la tecnología clave de la educación moderna a distancia. El proyecto ha formado un material y bases técnicas para el desarrollo de la educación a distancia en universidades e institutos técnicos chinos. Hasta ahora, 68 instituciones de educación superior han iniciado programas a distancia y han matriculado 2.3 millones de estudiantes en línea (Zhang, 2004).

El proyecto “211” ha sido incorporado como una misión de desarrollo, clave nacional en el noveno del plan a cinco años, así como el programa de desarrollo económico chino a mediano y largo plazo con fecha de implementación en 1995. La “Acción” ha dado claras directrices para la implementación del proyecto. El proyecto “211” empezó a mostrar el cambio en la política financiera del gobierno chino. Éste intenta seleccionar 100 universidades y disciplinas sobre las cuales concentrará sus inversiones en el siglo XXI. Durante el Período 9 del Plan a Cinco Años (1996-2000), el gobierno local y central ha gastado 18 billones yuan RMB en el proyecto para la mejora de la infraestructura básica de tecnología informática y las condiciones de investigación y enseñanza, incluyendo el desarrollo de CERNET y la Librería Académica y Sistema de Información China (CALIS).

Aparte de los proyectos de educación a distancia y el proyecto “211”, los otros están más o menos subrayados por el uso de las TIC y están asociados al proceso de informatización de la educación. Por ejemplo, la aplicación de tecnología de informática moderna ha sido considerada clave para implementar la educación con orientación cualitativa, como está establecido en la Decision on Deepening of Education Reform and Advancement of Qualification-Oriented Education in an all encompassing manner –Decisión sobre la Profundización de la Reforma Educativa y Avance de la Educación Orientada Cualitativamente en una manera global– (llamada la “Decisión abajo”). Ésta fue radicada en 1999. El gobierno deberá sostener el desarrollo de las redes de educación a distancia sobre una base de Redes de Investigación y Educación y un Sistema de Video Satélital; deberá fortalecer el sistema de plataforma terminal económica y los recintos de redes; deberá hacer uso total de los recursos y tecnologías disponibles para diversificar los programas de educación audio-visual y la asistencia a la educación en computadores.

Cuando la masificación de la educación superior y el aprendizaje a lo largo de la vida se tornen en la prioridad de la educación superior China, el gobierno cree que la creciente efectividad en los usos de las TIC avanzará la entrega de la educación superior a las masas y proveerá oportunidad para aprendizaje a lo largo de la vida. En el Décimo Plan de Educación Nacional instituido en el 2002, se resaltó explícitamente como necesaria la intención de construir la infraestructura requerida para utilizar los recursos de la información de forma más efectiva.

Con una política fuerte y apoyo financiero, el proceso de informatización de la educación superior en China se está acelerando. Luego presentaremos este desarrollo en términos de infraestructura de construcción pública y el uso de la tecnología de información y comunicación en instituciones de educación superior.

Construcción de infraestructura nacional

Con el rápido desarrollo de Internet y el ritmo vertiginoso de sus subscriptores, la exploración y utilización de los recursos de la informática se han convertido en un componente importante del proceso de la información. Desde 1980, los países industrializados han establecido un nivel estatal de educación y redes de investigación de computadores vía Internet. Las redes han fomentado significativamente el desarrollo de la educación e investigación en estos países mediante la creación de una nueva red de ambiente computarizado para los profesores, estudiantes y personal de Investigación & Desarrollo en el mundo. En los últimos años, con el fin de mantener su posición de poder económico y liderazgo técnico, muchos de estos países han lanzado sus iniciativas de «Autopista Informática» y están implementándolas vigorosamente. En este contexto, el gobierno chino le ha otorgado gran importancia a la inversión y ha coordinado el manejo sobre la exploración y la utilización de los recursos. Esta iniciativa a su vez ha llevado, entre muchas otras cosas, al establecimiento del CERNET y el CALIS.

El CERNET fue fundado por el gobierno chino y es manejado directamente por el Ministro Chino de Educación, es la primera red nacional de educación e investigación en informática. El principal objetivo de la red es establecer una infraestructura nacional de educación e investigación para apoyarlas en y entre universidades, institutos y escuelas en China, mediante el uso de técnicas actualizadas en telecomunicaciones e informática.

El establecimiento de CERNET se inició en 1994 para satisfacer las necesidades de programas de aprendizaje a distancia como se definen en el “Plan”, la columna vertebral de alta velocidad de CERNET se inició en 1999. A finales de 2004, éste ya había completado 30,000KM de transmisiones de alta velocidad cruzando 31 provincias y más de 200 ciudades. La columna vertebral de la banda de CERNET ha llegado hasta 2.5-10Gbps. El porcentaje de transmisión de las redes regionales ha alcanzado 155M~2.5Gbps. Más de 1300 instituciones educativas y de investigación, 18 millones de usuarios se han conectado al CERNET. La red se ha conectado con los Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Alemania, Japón y Hong Kong, la autopista internacional de banda con más de 3Gbps. Así la CERNET se convierte en una plataforma importante para la iniciativa de aprendizaje a distancia en China. Éste procesa la infraestructura informática, acorta la distancia con Occidente en la industria y juega un rol pionero en la iniciativa china.

La CERNET es también la plataforma de experimento para que China realice estudios sobre la próxima generación de aplicaciones de Internet. Basados en las actuales redes y en la competencia técnica, la CERNET ha establecido el IPV6, una plataforma experimental con cobertura nacional. En 1998, la CERNET unió IPV6-6BONE, una red experimental de IP-de la próxima generación, y se convirtió en miembro principal en noviembre. En marzo de 2004, empezó a funcionar oficialmente la siguiente generación de Internet y se le asignó el nombre de dominio IPv.6.

CERNET apoya y garantiza la implementación de un grupo importante de proyectos de aplicaciones de Internet en China tal como el CALIS. El CALIS es parte del Sistema del Servicio Público de Educación Superior incluido en el proyecto “211”. En noviembre de 1998, el Ministro de Educación de China anunció la fundación de CALIS, el primero de su clase en el país en prestar servicio de educación superior a las comunidades en general, con una membresía equivalente de 61 universidades. El proyecto CALIS tuvo tres objetivos primordiales para su creación. Primero, se desarrollará una red de recursos compartida basada en CERNET utilizando tecnología de punta. Segundo, los recursos del documento y los servicios de información se llevarán a un nivel superior para la enseñanza y las actividades de investigación en las instituciones de educación superior en China. Tercero, se desarrollará un juego de bases de datos tanto por compra como por autodesarrollo.

El centro nacional de CALIS está localizado en la Universidad de Beijing. Existen cuatro centros nacionales de servicio respectivamente relacionados para estudios integrales de ingeniería, agricultura y ciencias médicas. Siete centros regionales y un centro militar fueron creados para atender a clientes especiales. Con la rápida expansión de redes, tales como Internet, el rol que el CALIS juega en forma local, regional y las etapas de información nacional pueden ser procesados y ampliados. A la fecha, más de 500 bibliotecas públicas en China se han asociado al CALIS y cualquier biblioteca de comunidades en toda China se puede beneficiar de los recursos del CALIS, tanto de forma gratuita como pagando. El sistema ha promovido la exploración y utilización de recursos de la informática a diferentes niveles y campos. El sistema también forma parte de una biblioteca virtual completa en todo el mundo, la cual es accesible por Internet desde cualquier lugar.

Uso de las TIC en el ámbito institucional

A pesar de las reformas iniciadas por el gobierno, los cambios fundamentales requieren de una implementación efectiva institucional. La Encuesta Nacional de TIC en la Educación China 2004 (Graduate School of Education of Peking University, 2004) nos brinda un visión general a este respecto.

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

Infraestructura

En términos del desarrollo de la infraestructura en las instituciones de educación superior, la encuesta nacional nos muestra que el 96.5% han desarrollado redes de recintos. El 13% de las instituciones han desarrollado Redes Locales Inalámbricas. En las universidades e instituciones técnicas investigadas el 76.6% de oficinas de facultad, el 48.2% de salones de clase y el 49.4% de los dormitorios estudiantiles tienen conexiones a Internet. El 31.2% de los salones de clase están equipados con proyectores fijos. Sin embargo, el desarrollo de la infraestructura varía en los diferentes tipos de instituciones. Generalmente, las infraestructuras en universidades especializadas son mejores que aquellas de instituciones de estudios técnicos de cuatro y tres años.

Las instituciones de educación superior también están equipadas con computadores para uso individual de los miembros de la facultad, del personal administrativo y estudiantes, pero con una gran variación. La encuesta nos muestra el 35.4% de los miembros de la facultad y el 43.5% de los miembros del personal administrativo tienen su propio computador, que el 45.8% de los miembros del personal administrativo y el 34.4% de los estudiantes comparten un computador entre un promedio de 2-5 personas; que el 35.9% de los estudiantes comparten un computador entre 6-10 personas.

Sistema de manejo de informática

La informática es un recurso vital en la operación y manejo de las instituciones de educación superior. La disponibilidad oportuna de la información es relevante para un desempeño efectivo de las funciones de manejo tales como la planeación, organización y control. El sistema de manejo de la información se refiere a un sistema computarizado que está diseñado para apoyar las operaciones, manejo y funciones decisivas de una institución. La encuesta nacional nos muestra que el 100% de las instituciones de educación superior han desarrollado su propio portal de Internet. Sus portales se han convertido en la forma más importante para divulgar mensajes, obtener información y comunicarse entre los miembros institucionales e inclusive los estudiantes. La mayoría de las instituciones de educación superior han desarrollado sistemas de manejo de información basadas en la red (MIS) incluyendo una variedad de módulos. Primero, los sitios de la red le ofrecen al estudiante una variedad de servicios en línea, tales como el sistema de aplicación en línea a préstamos a estudiantes (utilizada en el 53.6% de las instituciones), el sistema de registro de estudiantes (54.9%), el catálogo de la biblioteca local (89.7%), préstamo inter-bibliotecario (61.2%), diario y base de datos en línea (82.2%), solicitud de calificaciones estudiantiles en línea (85.7%), enseñanza en red (67.9%).

Segundo, las instituciones utilizan el MIS para desarrollar una administración efectiva y eficiente. El sistema principal incluye oficinas automatizadas (utilizadas en más del 70% de las instituciones): Sistema de Información Estudiantil (>70%), Sistema de Administración Educativa (>70%), Biblioteca en Línea (>70%), Sistema de Manejo de Recursos Humanos (68.2%), Sistema de Investigación de Información (52.3%).

De acuerdo con la encuesta, la mayoría de las instituciones (58.5%) tienden a desarrollar su propio MIS, debido a que los productos comerciales podrían no cumplir con las necesidades especificas de sus propias instituciones. La diversidad de MIS se ve reflejada en las dificultades de compartir información entre las instituciones de educación superior. Para solucionar este problema, el Ministro de Educación promulgó el Standard of Education Information Management –Estándar de Educación de Manejo de Informática–, pero podría tomar algún tiempo para que todas las instituciones adapten sus programas MIS a este estándar.

TIC en la enseñanza

Los profesores son el factor más importante para las TIC en la Educación Superior. A partir del 2000, el Ministro de Educación ha lanzado su proyecto de entrenamiento de profesores, para ayudarlos en las instituciones de educación superior a obtener habilidades de TIC. Muchas instituciones han establecido Centros de Entrenamiento para Profesores (Oficinas) para cumplir este compromiso. El 38.1% de las instituciones ofrecen cursos de entrenamiento de forma regular y el 54.7% ofrecen cursos de entrenamiento a solicitud. El 65.2% de las instituciones ha establecido Centros Tecnológicos Educacionales para ofrecer apoyo técnico a profesores aplicando la educación TIC. Hasta ahora, estos esfuerzos han traído efectos importantes al proceso de enseñanza. Según la encuesta, el 96.8% de las clases utilizan Power Point; el 69% de las clases utilizan un software pedagógico; el 65.5% de los profesores utilizan el e-mail para la comunicación con los estudiantes; y un 55.1% de profesores utiliza recursos en línea en el salón de clases. Pero, únicamente el 30.5% de las clases utiliza la plataforma de manejo de aprendizaje y únicamente el 19.7% de los profesores discute con los estudiantes en BBS. Aunque las cifras indican que las TIC han sido introducidas ampliamente en los salones de clase, no han sido integradas efectivamente en las actividades de enseñanza del día a día. Los métodos tradicionales de enseñanza todavía son dominantes.

Presupuesto y mantenimiento

Las finanzas son el factor más importante para el desarrollo de TIC en la educación superior. La encuesta de 2004 nos muestra que la inversión en la informatización de la educación, entre la mayoría de las instituciones, todavía continúa en incremento. Únicamente el 10.3 de las instituciones reclaman una deducción del presupuesto comparado al año anterior. Entre los ítems del presupuesto, la inversión en hardware se lleva el mayor porcentaje de hasta el 37.5% seguido por el software con el (18%). Los servicios de redes y mantenimiento técnico el (13.3%), suelo del personal (11%) y apoyo por encargo a recintos de redes (8.9%). Esta configuración puede representar, grosso modo, los presupuestos en todas las instituciones de educación superior en China con dos implicaciones: primero, el proceso de educación en la informatización, todavía se encuentra en etapa de desarrollo de infraestructura. Segundo, el desarrollo del software y la aplicación de tecnología han sido subestimados.

No obstante el continuo crecimiento del presupuesto concerniente a la informatización de la educación institucional, todavía hay una brecha entre la demanda y la oferta. La escasez de fondos en la aplicación de TIC en la educación superior todavía es un fenómeno común en todo el país. La Encuesta Nacional de TIC en la Educación China 2002 –Graduate School of Education of Peking University, 2002– mostró que el 65.5% de las instituciones de educación superior no podrían obtener suficiente dinero para reemplazar sus computadores durante los cinco años siguientes; tendrían que reutilizar el equipo de TIC. Para enfrentar esta situación, el 69.6% de las instituciones empezaron a cobrar cargos por TIC a sus estudiantes. Pero esto no solucionó el problema de escasez financiera. Por esta razón, las instituciones desarrollan su estrategia económica de TIC para mantener un apoyo sostenible.

Conclusión

Ahora la estructura de la sociedad está sufriendo cambios fundamentales que nos ofrecen la oportunidad de crear mejores formas de hacer las cosas simultáneamente; la vida social se está convirtiendo más y más contingente, frágil e incierta (Chisholm,2000). A la luz de la sociedad informática, la educación superior está enfrentando grandes retos. Aunque todavía hay lugar para la enseñanza y la investigación y continuará siendo un símbolo de orgullo profesional y nacional, la educación superior no sirve estas funciones bien como lo hizo a mitad del siglo XX . Ésta no puede continuar en su torre de marfil, no puede permanecer distante de la economía mundial, y no puede distanciarse de las otras instituciones sociales (Tehranian,1996). Con el fin de permanecer en su posición central en la sociedad, la educación superior debe adoptar los conocimientos mundiales y ajustarse a la sociedad informática.

En este contexto, China ha iniciado una serie de reformas para acelerar el proceso de informatización de la educación superior. Las políticas chinas de la educación superior han cambiado al mirar al contexto socioeconómico. A través de las instituciones de la educación superior nacional se están introduciendo los usos de las tecnologías de la información y comunicación –TIC– en un esfuerzo para transformar las formas tradicionales del procesamiento del conocimiento. La infraestructura de las TIC tanto nacional como institucionalmente ha sido mejorada de forma notoria y muchos modelos de sistemas de manejo de información se han desarrollado para apoyar procesos de transacciones universitarias.

Sin embargo, el proceso de informatización de la educación superior en China, está bloqueando una cantidad de problemas y retos. Primero, la escasez de los recursos adecuados se ha convertido en un impedimento para la efectividad de la inversión en TIC. Segundo, muchas instituciones no han desarrollado su estrategia TIC y no pueden ofrecer fondos para el mantenimiento y mejora del sistema. Tercero, los conceptos educativos de ambas instituciones y los profesores individuales no han cumplido los requisitos surgidos del proceso de educación de informatización. La mayoría de las actividades de enseñanza se continúan realizando sobre el modelo didáctico y a los profesores les falta motivación para cambiar sus prácticas tradicionales hacia medios electrónicos. Por último, pero no de menor importancia, un conocimiento pobre de parte del público de los aspectos de propiedad intelectual, y una falta de mecanismos efectivos para apoyar el compartir el intercambio de recursos, afecta la cooperación y la comunicación entre los diferentes segmentos de las instituciones. 

Bibliografía

Altbach, P. G. (1998). «Patterns in higher education». En: P. G. Altbach (Ed.), Comparative higher education: Knowledge, the university and development. Hong Kong: Comparative Education Research Center The University of Hong Kong. pp. 4-29 Arthur

Levine y Jeffrey C. Sun. (2002). Barriers to Distance Education. American Council on Education. pp.3

Bell, D. (1973). The coming of post-industrial society; a venture in social forecasting. New York: Basic Books.

Castells, M. (2000). The rise of network society (2do Vol. The Information Age: Economy, Society and Culture). Oxford; Malden, MA: Blackwell Publisher.

Chisholm, L. (2000). «The educational and social implications of the transition to knowledge societies». En: Chisholm, Gablentz & Picht (Eds.), Education 2020: Verlag: Baden-Baden/Brussels. Demchenko, Y. (1997). Emerging knowledge based society (information society) and new consciousness formation. Promoting Ukrainian Brands and Brains UAZone.org.

Drucker, P. (1992). Managing for the future: The 1990s and beyond. New York: Penguin. Graduate School of Education of Peking University. (2004). The national survey of ICT in Chinese education 2004. Peking: Peking University.

Hart, J. A., y Kim, S. (1997). «Power in the information age». En: J. V. Ciprut (Ed.), Of fears and foes: International relations in an evolving global political economy.

Hooker, M. (1997). The transformation of higher education. En: Oblinger y C. S. Rush (Eds.), The learning revolution. Bolton. Bolton, MA: Anker Publishing Company, Inc.

Kumar, K. (1995). From post-industrial to postmodern society: New theories of the contemporary world. Oxford: Blackwell.

MeCelland, C. E. (1980). State, society and university in Germany, 1700-1914. Cambridge: Cambridge University Press.

Noam, E. M. (1995). «Electronics and the dim future of the university». En: Science, Vol. 270, 247-249.

OECD. (1996). The knowledge-based economy. Paris: OECD.

Tehranian, M. (1996). «The end of university». En: The Information Society, 12, 441-447.

Zhang, Y. (2004). «The reflection upon china’s online higher education academy». En: China Distance Education (Media), 8.

Tomado de: Revista Internacional Magisterio No. 20. Tecnologías de la información y la comunicación en la educacón