Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Un jaque mate a la indisciplina

Magisterio
25/09/2018 - 12:00
0
Foto de Pixabay

Fundación Terpel - Diseña el cambio 

Son las 9:15 de la mañana, es la hora del descanso y un grupo de amigas, no dejan de preguntarse las razones por las cuales sus compañeros de grados superiores no paran de empujarse. Una acción demasiado agresiva e incluso peligrosa porque lo hacen desde el segundo piso de la Institución Ricardo González en Valledupar (Cesar).

Deciden acudir a uno de sus profesores para pedirle que llame la atención a los jóvenes y evitar las agresiones. Ellas mismas han sido víctimas de las burlas de uno de sus compañeros que, a lo largo de varias semanas, las ha “molestado” por ser las estudiantes más aplicadas. “Se veía mucha pelea por cualquier cosa”, recuerdan las estudiantes más estudiosas. 

La respuesta provino de un árbol que dibujaron algunos de los estudiantes en el patio del colegio, en el cual plasmaron la queja y el valor moral que se había alterado por parte de los compañeros. El fruto era la solución. 

Desde la dirección del colegio, los profesores y directivos identificaron que se presentaban altos índices de agresividad y así quedó consignado durante meses en informes entregados a la Secretaría de Educación de la ciudad.  

Convivir con 1440 niños con personalidades diferentes es un reto para cualquier institución educativa como este colegio en el que además existen menores de diferentes lugares de la ciudad y el país. Los estudiantes y los profesores se preguntaban a diario qué podían hacer para mitigar los casos de indisciplina y promover valores. La respuesta provino de un árbol que dibujaron algunos de los estudiantes en el patio del colegio, en el cual plasmaron la queja y el valor moral que se había alterado por parte de los compañeros. El fruto era la solución. 

En ese árbol también nació la idea de aprovechar la hora del descanso para que los niños pudieran tener algunos juegos lúdicos que permitieran canalizar energías. “En 2015 inventamos un ajedrez humano en el que se incluían valores y juego de roles, que ayudó a concientizar a los estudiantes sobre su actuar, eso redujo la indisciplina”, dice el profesor de matemáticas y cálculo.

 “Cuando veas una buena jugada trata de encontrar otra mejor”, escribió en su momento el campeón mundial de ajedrez Emmanuel Lasker, una frase que seguro fue aplicada por el profesor quien, junto a sus estudiantes, solicitó tableros y fichas y presentó a la Fundación Terpel un proyecto que mejoraría la convivencia. 

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

La estrategia pedagógica implementada funcionó. Las agresiones disminuyeron al punto que en el año 2016, el 90 % de los reportes de agresividad se redujeron. Así lo registró la Secretaria de Educación que también detalló en sus informes que los estudiantes con mayores índices de intolerancia, fueron integrados como promotores y constructores de paz. 

Hoy las niñas estudiantes líderes y otros alumnos disfrutan del descanso y de ver cómo junto a sus compañeros de colegio, le pudieron hacer jaque mate a la indisciplina. 

Invitamos a nuestros lectores a conocer otras historias inspiradoras en la web de la Fundación Terpel  y participar de su iniciativa Diseña el Cambio que busca premiar a los maestros, escuelas y estudiantes, que sueñan y trabajan por una mejor educación. 

Foto de Pixabay