Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Un pasillo para la lectura

Por Endri Martín Torres Romero
Magisterio
22/06/2017 - 14:45
0
Foto suministrada por el autor del artículo

El Pasillo Literario, “Sherezada cuenta de nuevo” es una propuesta de lectura, un encuentro distinto con los libros, ubicado en la sede de secundaria de la Institución Educativa Departamental de Funza, el cual funciona en el segundo piso del primer bloque, es un espacio dedicado a la lectura que no tiene afanes, no se califica, pero si incentiva la imaginación, la curiosidad y el acercamiento a los libros y revistas desde una iniciativa de las áreas de Ética, Lengua Castellana y Ciencias sociales, las cuales buscan que los estudiantes tengan un lugar en la hora de descanso para sentarse a mirar, leer, hojear, estar en silencio y tener una alternativa, porque el proyecto busca que: Leer sea nuestro descanso. Lo vienen trabajando desde el área de Ciencias Sociales y Ética, con el apoyo de la profesora Sandra Paipa de Castellano, los otros aliados son Fabián Barragán y Endri Torres.

 

+Lea: La importancia de los talleres de lectura

 

En la hora de descanso muchos estudiantes corren a la cafetería, a la cancha, a la zona verde, a sentarse en el pretil, en las sillas o bien jugar en el patio central, pero otros, como buscando tesoros suben las escaleras para llegar a un corredor donde se encuentran con cajas de colores, con sillas, almohadas y muchas revistas de distintos temas, libros de diversos títulos, quizá algunos amantes de las letras le hubiese gustado tener esta oportunidad como escribió Ernesto Sábato:

 

“Yo fui un chico solitario, apartado de los juegos y de las travesuras que alegran la vida de los niños. Encerrado en mi cuarto, como detrás de una ventana, por las tardes veía pasar la vida. Y ya desde entonces mi salvación provino del arte. ¡Qué hubiese sido de mí sin los libros!”, escribió en 1999.

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

 

+Conozca el libro Estrategias para desarrollar oralidad, lectura y escritura

 

Laura Blandón, una niña de séptimo dice:

 

“Me gusta venir porque hay historias, imágenes, uno se puede sentar, acostar, siempre llego y con mis compañeras leemos”

 

Son muchas las anécdotas, las experiencias que se van dando en el pasillo literario, una serie de escenas que aparecen y van danzando en cada visitante. Cada lunes, miércoles y viernes se instalan los cojines, alfombra, tapetes y una decoración que llama la atención para concentrarse es lo que se encuentra en este balcón distinto del colegio, es el mirador lleno de libros, revistas, periódicos, es mágico, porque en la hora de descanso aparece y de manera repentina, al timbrar de cierra para volver abrirse otro día.

 

+Lea: Tres consejos para que los estudiantes se enamoren de la lectura

 

El pasillo es la misma vida de Sherezada, deja en la incógnita, a la expectativa, a la sazón de otro cuento, así es este lugar donde quien se acerca regresa en búsqueda de las historias narradas por Melquiades, es como encontrar sus palabras, es volver al lugar donde se aleja de todo y regresa a todo, donde los libros cuelgan para ser tomados, una terraza democrática, cada libro se puede hojear, dejar, leer, apasionarse, se elige y re revoca, se ama y se lee.

 

Es un proyecto en proceso, creemos que es debe tener hamacas, palmeras, música, infinidad de libros, y un hermoso cuadro que señale la vida leyendo, siempre está abierto, porque es un lugar de todos, porque los esperamos con “Los libros siempre abiertos”

 

+Conozca el Diplomado Virtual como Promotor de Lectura