Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Vida y verdad: La constante reflexión como premisa en las estrategias educativas

Por Luz Nidia Díaz
Magisterio
04/04/2018 - 14:15
0
Foto suministrada por SeVE

En el año 2001 se dio el ingreso a Bella Flor, un sector del sur de la ciudad de Bogotá, con condiciones de un barrio de invasión en las montañas de la localidad  Ciudad Bolívar, constituido por familias desplazadas, dado el contexto geopolítico que se entiende se vivía en esta fecha en Colombia. Este ingreso se dio con la idea de hacer prácticas de un aprendizaje sobre la niñez en alto riesgo de abuso y vulnerabilidad de sus derechos. En el momento, diecisiete años después aún sigue la práctica de la reflexión del aprendizaje y acompañamiento. Reflexión de la experiencia, en la continua transformación del conocimiento, pero también en su base: el ser humano, este último, aunque  está en evolución también contiene aspectos inamovibles, no cambiantes. Actualmente se cuenta con un instrumento que se ha construido y desarrollado a partir de autodiagnósticos, experiencias humanas individuales y colectivas, con cambios políticos y sociales, entre otros. Hoy tenemos La Fundación Semilla de Vida Eterna, SeVE.

 En SeVE, casi alcanzando las dos décadas de estar en la comunidad y doce años de estar legalmente constituida, sus integrantes cuentan con un aprendizaje y fortalecimiento de una pedagogía cambiante. Esta organización tiene un equipo de voluntarios convencidos que el educador no es la única solución del problema del educando o que las donaciones o ayudas externas no son la solución de las problemáticas sociales y económicas internas de un grupo poblacional específico; cada día ellos creen que la puerta abierta a la resolución de cualquier problemática social inicia en el interior de cada persona, en cómo desea e invierte en su calidad de vida, y en ese orden de qué forma invierte su vida y sus recursos en los cercanos. Lo externo si bien es muy necesario e importante, (personas, conocimiento, donaciones y ayudas en general), lo vital son los seres humanos esforzados por su crecimiento personal y el impacto de ellos para los que son influenciados por él.

 En este momento, se cree que el éxito con el que se cuenta y ha tenido durante el tiempo que se ha hecho presencia en la comunidad, tiene que ver con la reflexión constante de las realidades a nivel comunitario, a nivel institucional y en especial a nivel personal. Esta continua reflexión no está enfocada en “los pobres necesitados”, como suele ocurrir cuando se hacen miradas a los sectores carentes de recursos económicos, la visión de la Fundación SeVE se basa en personas que tienen abundancia en variedad de recursos, y carencia de otros, los programas están fundamentados en la necesidad que tienen todos los miembros del grupo (niños, niñas, adolescentes y sus familias, equipo de voluntarios y donantes todos insertos de una u otra forma en la comunidad SeVE) todos con la necesidad de crecer en valores, en las capacidades individuales y comunitarias, la necesidad de volver a ser humano. En este orden de ideas, no se enfoca en la victimización de un grupo poblacional específico o en el desamparo o falta de presencia del gobierno, esta reflexión se enfoca en el crecimiento de cada individuo hacia la competencia y excelencia, no por lo que una sociedad grita que es éxito, sino desde la capacidad y aptitud de cada persona, por lo que es y fue creado.

 La estrategia de “SeVE” busca generar programas de acción que no intenten reemplazar otras instituciones o sus trabajos y responsabilidades, pero sí, en cierta forma acompañar y fortalecer procesos desde esas ausencias o faltantes en recursos de estas instituciones. Esta estrategia incluye solidificar diferentes esfuerzos (humanos, económicos o en especie) y se hacen de ellos una respuesta frente a problemáticas sociales que impactan vidas, vidas que rompen ciclos de mentalidad de pobreza, se busca generar oportunidades que fortalecen el conocimiento, estrategias que afianzan los vínculos afectivos; planes que generan calidad en la vida en niños, niñas, familias y comunidades en general.

 Es importante aclarar que la propuesta de SeVE no pretende ocupar el lugar de los padres o quitar sus responsabilidades, lo que si busca, es contribuir en la formación en valores, acompañar en la medida de lo posible en la formación de vínculos afectivos, encaminar la sanidad en relaciones rotas o la separación de relaciones nocivas. Por otro lado. sin pretender hacer el trabajo académico de las instituciones formales, en esta área, la fundación busca fortalecer conocimientos con el acompañamiento de tareas y propiciación de espacios educativos o salidas que contribuyen a su crecimiento académico. Se generan espacios sanos de arte y deporte, donde se fortalecen las capacidades físicas y creativas.

 Es claro que, si bien es cierto que los niños están en estos programas solo unas horas en la contra jornada formal, y los padres solo dos horas cada quince días, se afirma que el mayor recurso con el que cuenta este grupo de voluntarios es el tiempo, y este, porque está respaldado por la voluntad de cada integrante para participar en las dinámicas de la fundación, no solo por parte de los voluntarios y donantes sino especialmente por parte de las familias beneficiarias de la comunidad SeVE. El requisito número uno para ser beneficiario de esta organización es la no obligatoriedad en la participación de las actividades ni en las áreas administrativas, ni operativas y menos entre los niños, niñas y familias beneficiarias de los programas.

 La voluntad de la persona a favor de un proceso cualquiera este sea, en el que esta es actor y beneficiario, es vital para traer sanidad frente a las fisuras o heridas que han generado las carencias u obstáculos en el transcurso de su vida, y las que se puedan generar en medio del proceso. Es un excelente remedio para la sanidad de heridas emocionales y heridas mentales. Es decir, mentes y emociones sanas generan organismos físicos saludables; y convencidos que organismos y organizaciones saludables contribuyen a la sanidad de la sociedad, “SeVE” le apuesta a la libertad. Sin pretender decir que una sociedad saludable es una sociedad ausente de problemas o ausente de responsabilidades obligatorias, pero si es una sociedad con la capacidad de superar obstáculos y entender de manera tolerable las obligaciones.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

 Es así que, conociendo los recursos, resultado de la reflexión inicial, esta fundación ha construido como filosofía lo que llaman valores GREI (Gratitud, responsabilidad, excelencia e integridad). Filosofía propuesta dentro de los derechos y deberes de la niñez, principios Bíblicos y la importancia del Creador como ser real e indiscutiblemente presente en SeVE, la cual, tiene como objeto la atención a niños, niñas y adolescentes a través de una propuesta emanada de la reflexión continua de las realidades, su objetivo es la continua propuesta, gestión y ejecución de programas dentro de valores cristianos y los derechos de la niñez. Programas que generen no solo profesionales en un área de conocimiento, o empresarios con salarios estables, sino seres humanos con valores, más allá de un título o salario económico, seres humanos dispuestos a proteger la institución de la familia, constructores de la sanidad de la sociedad.

 Semilla de Vida Eterna, busca disminuir la descomposición social, que se ha venido creando por seres enfermos, carentes de conocimiento y afecto humano, que mal trata y destruye su congénere. SeVE busca y acompaña procesos con los que crecemos juntos como personas competentes, trascendentes y regeneradoras de sociedades sanas. Libres al conocer sus límites, capaces de caminar en ellos y con la resolución de atravesar estos límites, si es necesario por el bien y el crecimiento saludable de su propia vida y de su comunidad.

 Finalmente, convencidos que, quien siembra la vida y es fiel a la verdad revelada, la verdad que comprende y asume, esa persona, va a ver el fruto. Dos personas se sembraron hace diecisiete años, al momento, hay familias transformadas para bien. Al inicio, sin apoyo financiero, solo con la voluntad y el convencimiento que Dios había enviado y él se encargaría de lo imposible. Actualmente, en las existencias del fruto del trabajo de Semilla de Vida Eterna hay personas profesionales  también  en el campo social, incluyendo las fundadoras, los próximos profesionales son los que hoy administran, coordinan y están a cargo de las diferentes áreas de la fundación, ellos crecieron y se desarrollan a diario en la fundación, pues iniciaron desde edades de siete y ocho años. Se habla de familias sanas emocionalmente y frente a conductas destructivas como alcoholismo, u otro tipo de adicción, se han dado resultados tan reales y significativos que multitud de personas han apoyado externamente, algunas intermitente otros han sido más constantes, pero en general hemos crecido juntos y hemos contribuido en la educación del ser humano.

 Todo lo anterior se da, gracias al placer de reflexionar sobre el valor de la vida, a atender la verdad que no hay mayor amor que el de aquel, que da su vida por otros y finalmente que hay más valor en dar que en recibir. En gratitud a esto somos responsables y buscamos la excelencia en lo que hacemos, crecemos día a día en la integridad del ser humano que se ve reflejado en cada uno de los integrantes de esta organización y en ella misma. No se trata de un servicio obligado, es un placer como opción de vida.Llevamos dieciocho años en la comunidad caminando en  diferentes  programas, cada uno de estos han sido posible gracias a los recursos humanos a través de los diferentes amigos que se han comprometido a  acompañarnos, tanto en vocación, voluntad, intelecto, recursos  en especie y económicamente, ha sido un respaldo que si bien gracias a Dios han sido suficientes para lo que se ha logrado, es importante  reconocer que para la permanencia y el fortalecimiento además de los  planes que  vienen en camino necesitamos apoyo,  para lo cual  si alguna  persona  quiere conocernos  y participar  de alguna forma, son bienvenidos comunicándose al celular 3133138469 y teléfono 7900000. Para  ayudas económicas la fundación tiene una cuenta de ahorros en el banco Caja Social  No. 24514274281. Agradecemos  su  acercamiento, y la participación inclusive de  la  lectura  de esta experiencia la cual  busca el  fortalecimiento  de  prácticas  educativas desde (cambiar  por con) el manejo del tiempo libre en lo (cambiar  por la) cotidianidad. 

 

 www.fundacionseve.org
L.N. Diaz.

Fundación Semilla de Vida Eterna, SeVE.
Tel: 790 0000 - 320-2137458.
nidiaruizd@yahoo.com