Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
ruta_libro_web_banner_magisterio_1115x116.png

¿Y… para qué sistematizar experiencias?

Por Adriana Lucía Álvarez , Por Andrés Julián Carreño
Magisterio
30/08/2016 - 10:45
0
Foto de: Olearys. Tomada de: Flickr

El presente texto expone el proceso de un grupo de docentes del Distrito Capital; desde una visión reflexiva asumida por los autores, muestra la importancia y necesidad de sistematizar experiencias docentes como punto de partida para la investigación en educación. La metodología utilizada es el análisis crítico de experiencias y fue llevada a cabo entre pares de maestros que conforman el Nodo de Ciencias y Matemáticas de la Red Distrital de Docentes Investigadores (RDDI). Los vínculos entre pares de maestros no se han dado solo a través del conocimiento de la experiencia del otro, sino desde una mirada crítica, reflexiva y propositiva, que busca enriquecer las experiencias que cada quien aporta a la investigación docente.

 

Palabras clave: Sistematización de experiencias, investigación docente, redes de maestros (RDDI).

 

Introducción 

Gracias a la conformación de la RDDI, en diferentes colegios públicos de Bogotá se han venido desarrollando y articulando distintos procesos de sistematización e investigación, permitiendo conocer el trabajo del otro a través de los encuentros, de nutrirse de él, para evidenciar que es el maestro quien mediante su experiencia en aula construye saberes, transforma realidades, reconociendo que no se está solo en el arduo trabajo del conocimiento escolar.

 

Pero, ¿cómo podemos entender la sistematización? De acuerdo con Jara (2012), muchas veces esta es confundida con la mera recopilación de datos o con la narración de eventos, incluso con la producción de un informe sintético de una experiencia; pero, desde otras miradas, menos comunes y más complejas, con las cuales nos identificamos, debemos ver las experiencias como procesos históricos complejos en los que intervienen diferentes actores, y que se realizan en un contexto económico-social determinado y en un momento institucional del cual formamos parte. (Conozca la Revista Magisterio "Sistematización de experiencias")

 

Jara (2012) afirma que la sistematización de experiencias debería estar libre de limitaciones administrativas, para que sea posible que las personas se acerquen a su práctica con una actitud crítica, autocrítica y reflexiva, dispuestas a aprender de lo que sucedió para así construir nuevo conocimiento. De esta manera, la sistematización supone un ejercicio de abstracción a partir de la práctica o desde la práctica, y el desarrollo de procesos de investigación en el aula.

 

Es así como el Nodo de Ciencias y Matemáticas de la RDDI asume este reto, consolidando pares de docentes (de diferentes colegios en distintas localidades de la ciudad, como El Destino, Nueva Deli, José Francisco Socarras, la Toscana Lisboa, Tibabuyes Universal, entre otros), que puedan compartir, leer y vivenciar sus experiencias, para realizar un análisis crítico que le aporte al otro y le permita describir o explicar mejor sus ideas, tener en cuenta puntos de vista que posiblemente no se habían concebido, descubrir experiencias comunes y aprender incluso de sus errores sin el temor a ser juzgado. Todo, con el fin de extraer aprendizajes que tengan una utilidad para el futuro y para la investigación docente.

 

Los maestros han llegado al Nodo gracias a su vínculo con la Red Distrital de Docentes Investigadores (RDDI); tienen como objetivo transformar sus prácticas educativas y continuar con los procesos investigativos que iniciaron desde su formación docente como Magister o Doctorados, pues no desean que queden en los repositorios de las universidades, sino que, por iniciativa propia y autogestión, quieren consolidar la investigación en educación de nuestro país.

 

Redes de maestros y sistematización 

La RDDI nace a partir de la iniciativa de un colectivo de maestros de Bogotá D.C. (Colombia), que desea rescatar y fortalecer la labor docente por medio de la investigación educativa, desde las problemáticas propias y reales en los colegios de la ciudad. El nodo de Ciencias y Matemáticas de la RDDI, se conforma por un grupo de docentes que han realizado diferentes estrategias de aula, algunas con muy buenos resultados y otras con resultados parciales, pero compartiendo la inquietud de Jara:

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Cuántas veces nos habremos encontrado con compañeros que tienen una gran experiencia de trabajo de muchos años, pero que nunca la han podido evaluar ni sistematizar. Con ello han permitido que otros caigan en sus mismos errores y no han permitido que otros aprendan de sus avances. La única manera que tenemos para avanzar en este debate es que lo hagamos desde las prácticas concretas que realizamos, partiendo de los aportes particulares a una construcción colectiva (2012).

 

De esta manera, el Nodo de Ciencias y Matemáticas se plantea el reto de sistematizar sus experiencias individuales hacia una construcción colectiva, desde una forma reflexiva y critica que permita a sus integrantes construir nuevos conocimientos. A sí mismo, y de acuerdo con Iovanovich (2007), existen otros retos que se deben afrontar al momento de sistematizar nuestras prácticas, entre los cuales podemos mencionar:

 

  • La pérdida u olvido de experiencias valiosas.
  • El desaprovechamiento del potencial de la experiencia como fuente de conocimiento, debido a que éste no se desarrolla, es decir, queda trunco y no profundiza en la reflexión y análisis de la tarea realizada.
  • La dicotomía entre teoría y práctica, que produce una ruptura epistemológica insuperable e implica algunas consecuencias negativas sobre la tarea: “La teoría se muestra incapaz de dar respuestas realistas y pertinentes”.
  • La práctica recomienza cada vez que se inicia una nueva gestión y no se parte de los avances producidos en otras experiencias similares.
  • La distancia e incoherencia entre el discurso y la acción.

 

Por hacerlo, hemos considerado la sistematización de experiencias como gran posibilidad para que se expresen, desarrollen y divulguen los conocimientos y saberes locales, los cuales tienen mucho que aportar al enriquecimiento del pensamiento científico; haciendo que nuestra propuesta tenga un sentido de carácter transformador. No sistematizamos para informarnos de lo que sucede y seguir haciendo lo mismo, sino para mejorar, enriquecer y transformar nuestras prácticas. (Conozca el libro Redes pedagógicas: la constitución del maestro como sujeto político)

 

De acuerdo con Jara (2012), cuando hablamos de producción de conocimiento transformador, no nos referimos a un “discurso” transformador, sino al proceso realizado por sujetos sociales con capacidad de construir conocimiento crítico, vinculado a los dilemas de una práctica social y a los saberes que ella produce, los cuales, por tanto, desarrollan -como un componente de la propia práctica‐ la capacidad de impulsar y pensar acciones transformadoras. Esto se puede dar a través de esfuerzos específicamente investigativos, evaluativos o de sistematización de experiencias, pues están vinculados a los procesos y desafíos de la práctica social; en nuestro caso, el nodo de ciencias y matemáticas ha permitido avanzar en este camino.

 

Como ejemplos, podemos mencionar los trabajos realizados por los autores de este escrito, donde se han retroalimentado experiencias como el “Objeto Virtual e Aprendizaje (OVA)-Mundo Estadístico”, cuyo objetivo es construir cultura estadística a partir del desarrollo de conceptos de esta ciencia, relacionados con el interpretar, analizar y criticar información de diversas fuentes como internet, prensa o televisión; o la del “Acercamiento a la Naturaleza de la Ciencia y la Tecnología en Docentes de Ciencias”, cuyo fin es identificar la movilización de las representaciones científicas de los docentes de ciencias, y sus relaciones frente a la naturaleza de la ciencia y la tecnología. (Conozca la Revista Magisterio "Redes pedagógicas")

 

Cómo lo hemos realizado 

La iniciativa de un grupo de docentes que busca visibilizar sus experiencias, no solo las exitosas, sino las un poco menos afortunadas, llevó a que atendieran el llamado de la RDDI, conformando el nodo de Ciencias y Matemáticas; buscando enriquecer su práctica pedagógica, iniciaron con reuniones cada 15 días, muy pocas de ellas en forma presencial, ya que los docentes trabajan en diferentes jornadas (mañana y tarde), por lo cual fue necesario emplear herramientas como las video-conferencias para solucionar los problemas de horarios y lugares. (Conozca el libro: Unidades didácticas en ciencias y matemáticas)

 

Como punto de partida se identificó la o las prácticas a sistematizar, teniendo presente que no solo son susceptibles de sistematización aquellas prácticas “exitosas”, pues sistematizar una experiencia “fracasada” también podría darnos muchas lecciones. De igual manera, se consideraron los diferentes enfoques y modalidades de sistematización, pero dadas las diferentes opciones que se tienen en la literatura, se optó por formular algunos criterios generales de orientación, útiles para nuestros trabajos y no para una abstracta clasificación conceptual.

 

Como parte de la metodología propuesta por el Nodo también está la construcción de plantillas de chequeo, usadas por los pares como un primer momento de acercamiento a la experiencia del otro y de aporte crítico reflexivo a la misma; esta primera plantilla contempla el reconocer en el escrito de la experiencia los siguientes aspectos: el propósito, el objetivo u objetivos, el referente, la metodología usada, los alcances y las sugerencias que aportaría como par constructor.

 

Proyecciones del Nodo 

A través de la metodología expuesta se busca fortalecer los procesos de acompañamiento e investigación de los miembros gracias a las contribuciones hechas por pares. También se pretende visibilizar el trabajo, individual y en equipo, mediante la producción académica, que genere iniciativas de desarrollo investigativo en educación, desde una mirada contextualizada y no solo teórica.

 

De igual manera, tenemos como objetivo fortalecer la RDDI a través del compromiso individual y colaborativo que caracterizan al nodo y a la red, a partir de la confianza y el respeto por los aportes de cada uno de sus miembros, en busca de un reconocimiento académico que a la vez le permita ser órgano consultor para la ejecución de políticas educativas, como se ha logrado en otros países como Chile, México y España entre otros. Parte de estas experiencias sistematizadas en algunos colegios de la ciudad, junto con sus alcances y limitaciones, puede consultarse en la página del Nodo de Ciencias y Matemática: http://rddicm.blogspot.com.

 

Conclusiones 

Asumir la sistematización de experiencias docentes como un método de investigación implica, para quienes elaboran sus experiencias, perder el miedo a la crítica y permitirse construir y aprender entre pares. También significa reconocer que la sistematización de experiencias contribuye a la formación docente, evidenciando su sentido transformador, logrando una toma de conciencia en relación a lo que se hace o se plantea.

 

Para lograr un aporte enriquecedor entre pares, el nodo no solo plantea como única estrategia el chequeo del documento escrito de la sistematización, sino un proceso de compartir de esa experiencia, en el que cada uno le enseñe al otro desde la práctica. Por su parte, la vinculación a la RDDI, ha permitido a los maestros del Nodo de Ciencias y Matemáticas consolidar esfuerzos en relación al trabajo colectivo y a la investigación docente.

 

La conformación de redes de maestros como la RDDI, demuestra la capacidad de liderazgo y empoderamiento del maestro con relación a su propia formación docente, constituyéndose en una iniciativa a destacar por las políticas públicas sobre educación. (Lea: Redes pedagógicas: urdimbre del futuro como posibilidad)

 

Referencias 

Jara Holliday, Óscar. (2012). Sistematización de experiencias, investigación y evaluación: aproximaciones desde tres ángulos. Obtenido desde http://educacionglobalresearch.net/wp-content/uploads/02A-Jara-Castellan...

Iovanovich, M. L. (2007-Marzo). Una propuesta metodológica para la sistematización de la práctica docente en educación de jóvenes y adultos. Revista Iberoamericana de Educación, No. 42/3. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

 

Tomado de: Revista Internacional Magisterio No. 77  Redes pedagógicas

 

Foto de: Olearys. Tomada de: Flickr