Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
ruta_libro_web_banner_magisterio_1115x116.png

Evaluación Formativa

Revista Internacional Magisterio Número: 99

0
Valor impreso

$14.000

Descripción

“La cuestión que se nos plantea es luchar a favor de la comprensión y de la práctica de la evaluación en cuanto instrumento de apreciación del quehacer de sujetos críticos al servicio, por eso mismo, de la liberación y no de la domesticación. Evaluación en que se estimule el hablar a, como camino del hablar con”.

Paulo Freire


Casi todo el tiempo estamos evaluando. De manera implícita o explícita emitimos juicios sobre lo que sucede a nuestro alrededor, algunos de ellos con argumentos mucho más elaborados que otros. Estos dan fundamento y solidez a aquellas valoraciones que hacemos del mundo, del otro, de los otros y de nosotros mismos.
En educación, este tipo de juicios, valoraciones o clasificaciones, tiene distintas implicaciones, unas de revisión y de ajuste inmediato, otras que sugieren realizar análisis más complejos para mejorar los procesos y algunas que, incluso, pueden ser el motivo para tomar la decisión de continuar o no con un proyecto, o programa, en el que se han invertido numerosos recursos.
Por esta razón, aunque para algunos profesionales de la educación se trata de un tema lleno de tecnicismos que no merece la suficiente atención —como sí la debe tener el de la pedagogía, en sus múltiples acepciones—, es conveniente legitimar la conversación acerca de la evaluación, de modo que se constituya en una práctica permanente e inherente al proceso mismo de enseñanza-aprendizaje. A pesar de las múltiples prácticas evaluativas exitosas, como las que se muestran en este número, es menester reconocer que en Colombia aun no hay una cultura de la evaluación. Todavía, para muchos docentes y estudiantes, hablar de esta significa hablar de castigo; es traer a la palestra un requisito que hay cumplir, pero que poco o nada tiene que ver con la educación. En consecuencia, se hace absolutamente necesario insistir en reflexionar acerca de la evaluación, quitarle el protagonismo a los expertos y darle un mayor espacio a los maestros que la han vuelto hábito y herramienta fundamental de su accionar pedagógico.


Desde este escenario, consideramos pertinente dedicar estas páginas al asunto —de moda por estos días a propósito de la ECDF (Evaluación de Carácter Diagnóstico Formativa)— para mantener en vigencia no solo el debate entre evaluación formativa y evaluación sumativa (o la diferencia entre calificar y evaluar), sino para actualizar la discusión en torno a elementos fundamentales de la evaluación como la validez, la confiabilidad, la objetividad, el propósito, el diseño de instrumentos y el carácter formativo de la evaluación, solo por mencionar algunos aspectos.


Este número es especial porque ofrece una mirada amplia del mundo de la evaluación a partir del cubrimiento de los elementos básicos de las pruebas estandarizadas que se llevan al aula, la perspectiva crítica de un grupo de docentes tutores del programa “Todos a Aprender”, las experiencias de evaluación-formación en el salón de clases con estudiantes de educación básica primaria y secundaria, la propuesta de un sistema institucional de evaluación construido de manera democrática por profesores de un colegio oficial, una propuesta innovadora de evaluación de la docencia en una prestigiosa universidad colombiana, una mirada comprensiva sobre la evaluación en educación inicial y el claro posicionamiento de la evaluación como posibilidad de aprendizaje para estudiantes de bajo rendimiento académico.

Así, podemos analizar las distintas concepciones alrededor del tema de la evaluación, principalmente las de quienes tienen la responsabilidad de dar pertinencia y sentido a este proceso en la educación. Se recoge, de manera primordial, la mirada de maestros que enseñan en distintos niveles de formación en colegios y universidades, de docentes de los sectores público y privado y de profesores que enseñan en instituciones rurales y urbanas. Se garantiza, así, la diversidad de opiniones, la posibilidad de que el lector analice, a partir de los contrastes que este número ofrece, cuál es la mirada que en Colombia se tiene sobre la evaluación y cómo se lleva a la práctica.

La apuesta es que nos sumemos al diálogo sobre lo que significa evaluar con la conciencia de la imperiosa necesidad de actuar a favor del mejoramiento de la educación. El campo de posibilidad es la evaluación misma en sus múltiples facetas y propósitos. En últimas, pensar en la evaluación no es más que trabajar en la formación de criterios claros que nos permitan tomar decisiones deseables que nos aproximen a ese tipo de sociedad que anhelamos tanto: aquella en la que todos podamos vivir en paz.

Ver más Ver menos
Detalles del libro
ISBN:

16921053

Editorial:

Editorial MagisterioEditorial Magisterio

Número de edición:

Primera

Fecha de edición:

04/11/2019

Número de páginas:

64

Pasta:

Blanda

Dimensiones:

27.5 cm x 0.5 cm x 21 cm

Categoría:
  • Evaluación
  • Formación docente